18 agosto 2016

Audio: Entrevista sobre asistencia sexual y diversidad funcional

Mesa Asistencia sexual y diversidad funcional
Jornada Eróticas que diversifican deseos

Compartimos y agradecemos el audio de la entrevista que hace un tiempo realizara nuestra querida amiga Bubulina Moreno desde el programa "Gente de Colores" de la UN Radio emisora de la Universidad Nacional de Colombia.



La profesora Silvina Peirano (creadora de SEX Asistent) , junto a Sofía Compañía y Lila AS (asistentes sexuales de personas con diversidad funcional) realizaron algunas aproximaciones en torno a la asistencia y/o acompañamiento sexual a personas o parejas con diversidad funcional.


Video Sketch: "Dicen que aquí sí podemos hacerlo"



El pasado 12 de agosto en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA), y en el marco de la "3er. Jornada en sexualidad y diversidad funcional/discapacidad -Eróticas que diversifican los deseos", nuestros amigos/actores Marcelo Roldan y Daniel Salvatierra presentaron el sketch "Dicen que aquí sí podemos hacerlo"

SINOPSIS Dos hombres se conocen en una espera donde aguardan ser atendidos por una asistente sexual.






CONTACTO
Grupo IN-DEPENDIENTES
grupo1independientes@gmail.com




15 agosto 2016

"Que tiemble el mundo"

Fuente: Suplemento Soy . Página/12
VIERNES, 12 DE AGOSTO DE 2016
Por: Beto Canseco

Agradecimientos:Dolores Curia
Beto Canseco en 3º jornadas

Hoy se llevará a cabo la Jornada “Eróticas que diversifican los deseos”, que propone un cruce inusual entre reflexiones sobre la diversidad funcional (discapacidad) con otras miradas como la de la disidencia sexual y el feminismo, entre otras desobediencias. Aquí, un adelanto exclusivo para SOY: un relato en el que se cruzan temblor y mariconería.


El título suena lindo, por eso no lo cambio. Pero en principio es mentira. El temblor corporal se refiere precisamente a un movimiento que es involuntario, que una no hace, una no es agente, sino que se trata de una oscilación rítmica que se define particularmente por el hecho de que no tenemos nada que ver con su inicio o incluso va en contra de lo que queremos de manera voluntaria. Así, el temblor de alguna parte del cuerpo, de la cabeza, miembros superiores o inferiores, de la mandíbula, de los ojos, de cuerpo entero suele estar relacionado con determinadas experiencias que parecieran provocarlo: el miedo, el nerviosismo, el frío, el estrés o con diversos diagnósticos neurológicos. En mi caso en particular, por ejemplo, lo que tiemblan son mis manos y el diagnóstico a través del cual el saber médico lo gestiona es a través de lo que se denomina temblor esencial, lo cual básicamente significa que se desconocen sus causas pero se presume que se trata de una condición congénita. A lo largo del tiempo pasé por diversos tratamientos que se suponía podrían ayudarme a controlar el temblor, pero ninguno tuvo mucho efecto -más que los efectos secundarios, digamos- (probé antiparkinsonianos, inyecciones en la espalda, un tipo de ansiolíticos, etc.), por lo que, cerca de los veinticinco años de edad, dejé cualquier tratamiento y ya no me he acercado más al saber médico por esta cuestión en particular.

Así, en mi cuerpo se intersectan dos diferencias: el temblor y la mariconería, las cuales me hacen pensar algunas cuestiones que quisiera compartir a través de este texto. Por un lado, el hecho de que muchas de nosotras rediseñamos nuestros movimientos en las actividades que llevamos a cabo, utilizando partes del cuerpo para funciones que no parecieran corresponderles (para quienes temblamos, muchas veces el uso de las dos manos o el apoyar el codo, o buscar un tercer apoyo con la boca, pueden ser modos posibles de movernos y que no siempre son bien vistos); lo mismo podríamos pensar sobre las zonas corporales u orificios que no son considerados sexualizables (sin ir más lejos, hace unas semanas, un semanario católico de México esgrimía, como argumento contra el matrimonio igualitario, que el ano de los varones -no explicaba porque tan solo el de los varones- era para expeler, nunca para ser penetrado). Esto nos habla claramente de una construcción (capacitista y heterosexual) de nuestros cuerpos.

Por otro lado, tanto el temblor como la mariconería devuelven el hecho de que somos atravesadas por miradas y opiniones sobre nuestros cuerpos que muchas veces están vinculadas con un afecto en particular y que vale la pena repensar: la vergüenza. A propósito de ello, Eve Kosofsky Sedgwick se pregunta si acaso alrededor de este afecto no hemos construido nuestras identidades muchas de nosotras, quienes luego hemos hecho alianza a través de políticas queer. Así, dice Sedgwick, tal vez aquell*s que se asumen como queer son precisamente, en sus propias palabras, “aquellos cuya identidad es por alguna razón entonada más durablemente bajo el acorde de la vergüenza”. De este modo, tal vez más interesante que negar esa vergüenza sería reapropiarnos de ella, transformarla, renarrarla y resignificarla. ¿Puede ser esta experiencia de subjetivación un punto nodal para pensarnos en alianza feminista, disidente sexual y diverso funcional?

Por otra parte, la vergüenza apunta además a la experiencia de ser cuerpos que son «mirados» (percibidos/reconocidos) y que, en definitiva, son constituidos a través de la dependencia a esas experiencias de reconocimiento. De esta manera, si es cierto que nuestro vínculo con el mundo es de dependencia fundamental, también es cierto -y en esto ha insistido muchas veces Judith Butler- que somos vulnerables, que nos pueden herir y dañar y esa posibilidad no puede negarse sin negarnos de algún modo a nosotr*s mism*s. De la misma manera, también puede suceder, y en esto quisiera insistir aquí, no solo que nos hieran, sino que esos vínculos con el mundo se eroticen. Y esto también está fuera de nuestro control y esa una posibilidad que no debiéramos negar. No sabemos cuándo sucederá, el placer sexual puede interrumpirnos en cualquier momento y no debiéramos arrogarnos el conocimiento de antemano acerca de qué cuerpos podrán hacerlo. No sabemos qué puede un cuerpo y parece importante sostener esta pregunta si es que queremos ser alguna otra cosa de lo que se nos ha hecho. No sabemos qué puede un cuerpo; y sin embargo, pareciera que sí lo sabemos y esta certeza es la que obtura la exploración de posibilidades y el desafío de los límites corporales, tal como los conocemos. No sabemos qué puede un cuerpo y sin embargo no todos los cuerpos vivimos en condiciones igualitarias para poder explorar respuestas novedosas a esta pregunta. Militar el placer sexual tendrá que ver, en ese sentido, con sostener esta pregunta ética y abogar porque tod*s podamos tener la oportunidad de sostenerla.

En síntesis, sugiero que quienes queremos hacer temblar los supuestos ontológicos que obturan el placer deberíamos hacer alianzas alrededor de una recuperación de nuestras subjetivaciones avergonzadas. Y volvernos así cada vez más desobedientes de los sistemas obligatorios de capacidad corporal y heterosexualidad.


Viernes de 9 a 18, Facultad de Ciencias Sociales (UBA), Santiago del Estero 1029. Organizan: Lic. María Elena Villa Abrille y Prof. Silvina Peirano.

06 agosto 2016

Película "Inseparables"

Estreno: 11 de Agosto de 2016
Duracion: 107 Minutos
Origen: Argentina
Idioma: Español
Genero: Drama, Comedia
Director: Marcos Carnevale
Actores: Oscar Martínez, Rodrigo De la Serna, Carla Peterson, Alejandra Flechner, Franco Masini



SÍNTESIS Felipe un empresario adinerado que ha quedado tetrapléjico, debido a un accidente, está buscando a un asistente terapéutico. Se presentan varios muy calificados, pero él decide tomar al ayudante de su jardinero, Tito que ha decidido renunciar. Tito no reúne ni por cerca las condiciones requeridas para tal empleo, cosa que notan inmediatamente las personas más cercanas a Felipe: Verónica e Ivonne su ama de llaves, pero Felipe mantiene firme su decisión. Tito es la única persona, en mucho tiempo, que no lo trata con compasión.



Laura Moya: “La teoría crip es la parte más subversiva de la diversidad funcional”

Laura Moya. Foto: Pablo Ibáñez (AraInfo)
Fuente:Arainfo.org
29 julio, 2016


Laura Moya es trabajadora social y estudiante de doctorado en Sociología en la Universidad de Zaragoza. Está desarrollando su proyecto de tesis sobre la teoría crip.

Mientras nos dirigimos a la cafetería del Paraninfo, vamos pasando en silencio por sus pasillos de color ocre. El suave golpeteo de las patas de Geneva nos acompaña mientras avanzamos. Laura me coge del brazo y hay momentos en que siento que me lleva ella y otros que le llevo yo. Eso me hace pensar que tengo un antebrazo delgado, y muy largo. Me aparto un poco antes de que comiencen a sonar los disparos de la cámara. Nos sentamos y, después de pedir algo para beber, comenzamos nuestra conversación.

¿Qué lugar ocupa lo corporal en tu trabajo?
Me dedico a investigar sobre la diversidad funcional, lo que antiguamente y no tan antiguamente se llamaba discapacidad. Dentro de ella, la teoría crip es la parte más subversiva y hace mucho hincapié en el cuerpo. Muchas investigaciones sociológicas le dan un papel central al cuerpo y la teoría crip sobre todo hace una crítica al cuerpo normativo. Ahora estoy haciendo la tesis doctoral con una beca y mi proyecto es hacer una investigación-acción participativa para, aparte de investigar, llevar a cabo una acción que tenga una repercusión en la realidad. Es lo que llamamos el analizador. Mi idea es exponer los cuerpos que siempre han sido clasificados como anormales, tratando esta diferencia desde una perspectiva positiva, de enriquecimiento corporal y cultural de todos los cuerpos.

¿Y qué es el analizador?
Hay diferentes metodologías participativas y una de ellas es construir un analizador basado en gente que participa para dar propuestas acerca de un proyecto a realizar. Nosotros escogimos gente del ámbito asociativo, artístico, de la Administración, de la Economía Social…, para que dieran ideas. Y los estimulamos con esta crítica al cuerpo normativo, en distintas sesiones, para que desde allí salieran actuaciones a llevar a cabo. Todo esto lo hemos ido volcando en un blog llamado Mundo Crip.

El grupo que empezamos a pensar en esto, a partir de diciembre, hicimos el analizador con una sesión al mes hasta el mes de junio, de manera que han ido saliendo distintas propuestas de actuación, y a partir de octubre o noviembre la idea es que llevemos a cabo las actuaciones. Entre las propuestas que han surgido está un mapeo crip sobre cómo experimentar la ciudad desde esta diversidad corporal, y otra es hacer poesía quebrada o tullida exponiendo versos no solo escritos en las paredes de las ciudades sino también a nivel sonoro, rítmico o con otras sensaciones corporales.

Retomando la teoría crip, ¿de dónde viene o cómo surge?
Podría decirse que la teoría crip es como la teoría queer para la diversidad funcional. Y viene sobre todo del mundo anglosajón, de Estados Unidos, pero luego ha llegado al contexto más cercano. Lo que intenta hacer es una crítica al cuerpo normativo, que se considera normal, y tener en cuenta que este cuerpo es construido social y culturalmente en categorías como la que diferencia los cuerpos entre capacitados y discapacitados. Esta categoría hace referencia a un ideal funcional que confunde la funcionalidad mayoritaria con la capacidad, sin considerar otras funcionalidades minoritarias que realizan esa capacidad pero que no son tan conocidas. Un ejemplo sería que la capacidad es comunicarse pero se entiende que la funcionalidad mayoritaria de esta capacidad es la lengua oral y por tanto se entiende esto como capacidad sin tener en cuenta otras funcionalidades minoritarias como la lengua de signos o los pictogramas. Esto mismo ocurre con otras categorías que distinguen entre los cuerpos sanos o deficientes, sin considerar que la salud se refiere a características mayoritarias que no tienen en cuenta diferencias orgánicas. Así que se trata de desnaturalizar estas categorías, la deficiencia y la discapacidad, a partir de la teoría crip y exponer esta diferencia con orgullo. Porque el término crip viene del diminutivo de la palabra cripple que significa tullido en inglés, y su objetivo era escoger una denominación que ha sido considerada negativa y convertirla en un signo de orgullo.

Eso me recuerda que desde la diversidad afectivo-sexual se ha reivindicado el término maricón por ejemplo y eso ha conseguido que deje de tomarse como un insulto.

Es que la teoría crip viene de la teoría queer, el término utilizado por el colectivo LGTBI para autodenominarse de manera desafiante. El término crip se empieza a utilizar en la década de los 90 de modo que en Estados Unidos la gente con diversidad funcional empezó a autodenominarse con estas palabras. El precursor de la teoría es Robert McRuer, que publicó un libro titulado Crip Theory en el año 2006. Y yo creo que es algo que en la cultura sí que está instalado, ese humor negro, pero nunca había salido a la luz. Por ejemplo, con gente que son ciegos o tienen discapacidad visual si vas a coger una cosa que resulta que no es lo que piensas. Como un amigo mío que el otro día en casa fue a tocar un gato que tiene y resulta que era una piedra del jardín, y entonces le dices ¡ala qué cegatada! Este término de ‘cegatada’ tiene mucho que ver con lo crip. Y ahora se está expandiendo con orgullo como diciendo ¿qué pasa?, no soy normal pero tampoco quiero serlo, estoy a gusto con mi diferencia. Y esto es algo que en el movimiento de la discapacidad ha estado muy ocultado porque ha habido un intento de asimilación a la norma, de que no se note la diferencia.

29 julio 2016

Corto: "Tómame"

FICHA TÉCNICA
Prends-moi /Tomáme
Dirección: Anaïs Barbeau-Lavalette, André Turpin
Año: 2014

País: Canadá


SINOPSIS 

Mani comenzó a trabajar como cuidador en un centro para personas con discapacidad. Su trabajo consiste en satisfacer las necesidades y demandas de los internos; higienizándolos a diario, por ejemplo. Sin embargo, entre sus funciones, existe también el brindarle apoyo a dichas personas en la habitación "íntima" donde los residentes pueden pedir permiso para ir a tener relaciones sexuales. Un día se tiene que realizar una tarea particularmente íntima que lo pone muy incómodo, y solicita una reunión con su superior.





Web Silvina Peirano. Especialista en sexualidad y diversidad funcional/discapacidad


"Transformar la pasión en ideología"

Las trayectorias profesionales; son caminos compartidos. ENSEÑAJES de ida y (afortunadamente) de vuelta!


Me permito entonces; invitarte/invitarlxs a recorrer y difundir este nuevo espacio desde el que propicio nuevos encuentros en torno a las sexualidades y las diversidades funcionales.

Silvina Peirano

26 julio 2016

Corto: "Buenas sensaciones". Sexualidad y diversidad física

Fuente: Handicap.frs 
Director: Benedicto Rambourg
Gran Premio en el 7º Festival Cinéma et Handicap 2015 (Lyon; Francia)  


SINOPSIS: Daniel -que se desplaza en una silla de ruedas y presenta una paraplejia- es dibujante y se dedica a la práctica de tiro con arco; se prepara para los Juegos Paralímpicos.

El fatídico día se acerca y se le asigna un nuevo masajista. Es escéptico inicialmente, sin embargo, vive su primera erección casi accidentalmente durante una de las sesiones de masaje. 
Ante esta luz de esperanza, va en busca de nuevas sensaciones, descuidando su preparación para los juegos... (paralímpicos). Por su parte, la masajista busca la manera de dibujar en el cuerpo de Daniel; nuevas sensaciones.



03 julio 2016

"Los úteros con más debate social"

Carmeta Tapia
León (España) 30 de julio de 2016

Fuente imágen: "Manos desnudas"

La esterilización. de mujeres discapacitadas vuelve a la actualidad tras la alerta de la Fundación Cermi. 75 peticiones se registran al año en España. Las familias leonesas afrontan la actividad sexual de sus hijas de manera diferente, negando esa necesidad o con visitas a los centros de planificación familiar.


Es un tema tabú. Las familias afrontan en solitario la gestión de la sexualidad de sus hijas con discapacidad intelectual o enfermedad mental. La Fundación Cermi Mujeres acaba de abrir un debate socialmente silenciado desde hace treinta años al criticar que los jueces reciben todavía peticiones para esterilizar a personas con discapacidad, sobre todo de sexo femenino. «La inmensa mayoría de las familias se mueven por el pensamiento establecido de que hay que proteger», asegura Isabel Caballero, presidenta de la Fundación Cermi Mujeres, que rechaza la decisión contraria a la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad. «Es una intervención invasiva e inadmisible en el cuerpo de estas personas. Se las esteriliza porque no encajan en ese modelo de madre que dicta la tradición».

La esterilización está despenalizada en España siempre que un juez acepte la medida, pero el proceso puede ser tan largo y farragoso para las familias que recurren a otras fórmulas. «El único temor de las familias es que las chicas se queden embarazadas», asegura el psicólogo clínico especialista en sexualidad, José Luis García. García ha impartido varios talleres de sexualidad en Amidow León. «El método más efectivo es la ligadura de trompas para las mujeres y la vasectomía para los hombres, pero a éste último se recurre menos». García asegura que en su experiencia como psicólogo y docente se ha encontrado con familias preocupadas «porque ni la decisión de esterilizar ni los métodos anticonceptivos capacita a las chicas para defenderse de posibles abusos, por mucha información que tengan, en la sociedad actual se encuentran con un riesgo añadido: el que llega de las redes sociales». La realidad, según el psicólogo, es que hay familias que se dirigen directamente a clínicas privadas para que los médicos realicen la intervención sin pasar por el juez. Una afirmación que la ex presidenta de Amidown, Aurora Salguero, «es imposible». «No creo que haya ningún médico que se arriesgue», asegura. Salguero califica el debate de «complejo, espinoso y delicado» y se pregunta: «¿Por qué las familias llegan a pedir la esterilización? ¿para quitarse una preocupación?, ¿para dar libertad a tu hija para que tenga relaciones sexuales? Cada familia tiene que responder a esas preguntas. Personalmente pienso que si ves que tu hija tiene una relación que puede conducir relaciones sexuales hay que hablarlo con ella y recurrir a planificación familiar para que pauten el anticonceptivo más adecuado».

Pedro Barrio, presidente de Asprona, (la Asociación Protectora de Personas con Discapacidad Intelectual o del Desarrollo) sostiene que son las familias las que deciden. «No tenemos ningún proyecto ni trabajo específico en este sentido. Las mujeres que tienen relaciones o pueden llegar a tenerlas acuden con sus familias a planificación familiar».

Ni en la asociaciones que trabajan en León con personas con discapacidad intelectual ni en el Consejo General del Poder Judicial existen estadísticas provincializadas del número de solicitudes de esterilización, aunque la media nacional está entre 70 y 80 registros anuales (37 en lo que va de año, 71 en 2015; 77 en 2014 y 80 en 2013). Ni Amidown ni Asprona ni Feclem (Fundación tutelar de personas con enfermedad mental) reconocen ningún caso en León.

Amidown León apuesta por la formación y el apoyo. La asociación de León ha realizado un trabajo de fondo entre los meses de abril y mayor para estudiar los conocimientos sobre sexualidad que tienen los jóvenes con síndrome de Down. Diecisiete chicos y chicas con síndrome de Down y discapacidad intelectual con edades entre los 18 y 37 años han participado en un cuestionario para evaluar los conocimientos antes y después de la formación sobre sexualidad, identidad sexual, roles de género, orientación sexual, cambios corporales, menstruación, erección y anticonceptivos y orientación del deseo. La asociación, en colaboración con estudiantes universitarios de León, analiza los resultados de la encuesta, aunque los primeros resultados demuestran que los participantes incrementan sus conocimientos.

Feclem, la Fundación tutelar de personas con enfermedad metal, que tiene a su cargo a 472 personas, 97 de León, sólo ha tenido que afrontar un caso de esterilización en 16 años de historia. «Fue un caso extraordinario en el que un juez valoró todas las opciones, informes médicos y psiquiátricos y dictaminó que sí era necesario. El caso se dio en una mujer de Segovia».

Desde Feclem aseguran que «las sentencias por incapacidad mental no merman los derechos como persona ni su capacidad para elegir si quieren o no tener hijos». De hecho, el 16% los tienen. «Es una enfermedad que en muchos casos, una vez estabilizados, les permite tener una vida como la de cualquier otro ciudadano».

La coordinadora de la Fundación Cermi Mujeres, Isabel Caballero, rechaza la esterilización por ser un método «radical» ligado a la concepción que se tiene de que las personas con discapacidad intelectual no son activas sexualmente.

El psicólogo José Luis García, por su parte, apuesta por cerrar definitivamente el debate «que pensé que estaba superado ya hace treinta años. «Yo soy partidario de ponerme de parte del bebé, pero considero que es una situación complicadísima que requiere mucha formación».

Video. "5 preguntas que la gente se hace sobre la sexualidad en personas con discapacidad intelectual"


En estos arquetipos actuales, se basa la "MITOLOGíA DE LA SEXUALIDAD ESPECIAL": en adjudicar -desde mitologemas negativos- una sexualidad especial/diferente (en el mejor de los casos) a quienes desconocemos como humanos y sostenemos como especiales y por ello en las periferias del hecho sexual.

Mientras siga escuchando: "Nunca se me hubiese ocurrido que "esto" (el sexo y los discapacitados) existía"; todas nuestras sexualidades están en riesgo.

Cuando el criterio de NORMALIDAD es el que prima; por sobre el reconocimiento de la segregación y el constante avasallamiento de los derechos sexuales y reproductivos: la sexualidad no es otra cosa que un síntoma a curar, vigilar y castigar!



24 junio 2016

CURSO INTENSIVO "Sexualidad y diversidad funcional/discapacidad". TRANSFORMAR LA PASIÓN EN IDEOLOGÍA

Diapositiva1.JPG


AHORA en VILLA CARLOS PAZ (Córdoba)
CURSO INTENSIVO "Sexualidad y diversidad funcional/discapacidad. 
TRANSFORMAR LA PASIÓN EN IDEOLOGÍA"
Docente: Silvina Peirano

INFORMACIÓN GENERAL
FECHAS y HORARIOS de ENCUENTRO
VIERNES 29 de JULIO De: 18 a 21hs
SÁBADO 30 de JULIO De: 10 a 18hs

-Lugar a confirmar-
Villa Carlos Paz (Córdoba, Argentina)

INFORMES e INSCRIPCIÓN
peiranosilvina@hotmail.com

ORGANIZA
Centro Julia Pastrana Carlos Paz



"Del derecho a la sexualidad hacia la producción social de la sexualidad y la discapacidad"

Fuente: Editores Argentina
Por: Bibiana Misischia
Revista académica de discapacidad y derechos Nº 1 Junio 2016. Argentina


La gran familia indefinida y confusa de los anormales se formó en correlación con todo un conjunto de instituciones de control, toda una serie de mecanismos de vigilancia y distribución.
M. Foucault (2001)



En todos los tiempos, y probablemente en todas las culturas, la sexualidad ha sido integrada a un sistema de coacción; pero solo en la nuestra, y desde fecha relativamente reciente, ha sido repartida de manera así de rigurosa entre la Razón y la Sinrazón, y, bien pronto, por vía de consecuencia y de degradación, entre la salud y la enfermedad, entre lo normal y lo anormal. M. Foucault (2001)

Invisibilidad y relegamiento: diferencias desigualadas
Con respecto a la situación de las mujeres, actualmente, se ponen en evidencia transformaciones de las prácticas sociales y mentalidades colectivas que hacen que la mujer irrumpa en los espacios sociales históricamente asignados a los varones. La invisibilización y relegamiento responde a tramas sociales, económicas, políticas y culturales que la ubican en una posición de subalternidad, producto de las interacciones sociales a lo largo del tiempo. Esta visibilidad pone en evidencia las desigualdades aún imperantes, huellas que constituyen la diferencia de los géneros y generan una crisis de legitimación de la desigualdad social, poniendo en jaque la perspectiva que daba este proceso como fenómeno natural.

Considerar la discapacidad y el género como una experiencia histórica implica un análisis de la formación de los saberes que a ella se refieren los sistemas de poder que regulan su práctica y las formas, según las cuales, los individuos pueden y deben reconocerse como sujetos.

La diferencia se ubica como figura central, no refiere a una distinción, oposición, aceptación o contradicción; se construye como experiencias de alteridad, de imprevisibilidad; que nos conforman como humanos, reconocen lo singular en el hecho de ser mujeres y varones.

En la situación de las mujeres y de las personas con discapacidad, la diferencia se constituyó históricamente arraigada a la inferioridad y la subordinación, fundamentada y atravesada por las relaciones de poder, que se manifiestan como un ejercicio de violencia. Por ello, en el mismo movimiento se distingue la diferencia, instituyéndose la desigualdad, se conforman diferencias desigualadas.

Plantea Ana María Fernández: “hablar de diferencias desigualadas supone pensar que la construcción de una diferencia se produce dentro de dispositivos de poder: de género, de clase, de etnia, geopolíticos, etc.” (2009:26). Frente a ello se requiere la construcción de un discapacidad, en un contexto de fuerte incremento de las desigualdades y fragmentación, donde las personas excluidas no tienen derechos. Espacio de igualdad desde el reconocimiento de las diferencias otorgando poder a estas para convertirlo en potencia y capacidad de acción, relaciones de poder que emanan de la posibilidad de constituirse en un sujeto colectivo cohesionado por acuerdos. Se impone la necesidad de dilucidar los dispositivos bio-políticos no solo a partir de la lectura de los grandes acontecimientos públicos, sino de la cotidianeidad, de recuperar los relatos que pongan en evidencia las relaciones asimétricas, basadas en mandatos de dominación y obediencias.

La sexualidad y discapacidad como derechos
Diferentes perspectivas pueden ser punto de partida para la reflexión acerca de la sexualidad y la discapacidad. Se pueden concebir a las personas con discapacidad como seres asexuados o poseedores de una sexualidad diferente, reforzada en las limitaciones y no en las potencialidades; interpretando que las personas con discapacidad son seres sexuales diferentes, que deben “aprender una sexualidad diferente”. También es posible, en estos tiempos, hablar del derecho a la sexualidad, especialmente, sobre la reivindicación de los derechos sexuales y reproductivos de todos y todas. Un aspecto central, desde esta perspectiva, es la múltiple discriminación, no como la suma de las necesidades que se plantean por discapacidad y género/sexualidad, sino que al conjugarse ambas variables, se produce una situación diferente. La situación se complejiza o enriquece si sumamos las situaciones cambiantes a lo largo de todo el ciclo vital –desde niñas a mujeres mayores–, el atravesamiento por todas las clases sociales y las diferentes identidades culturales. No es un grupo compacto y homogéneo. Esta perspectiva se construye sobre la base del modelo social de la discapacidad, que sostiene la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, la que reconoce que las mujeres y las niñas con discapacidad suelen estar expuestas a un riesgo mayor, dentro y fuera del hogar, de violencia, lesiones o abuso, abandono o trato negligente, malos tratos o explotación y subraya la necesidad de incorporar una perspectiva de género en todas las actividades destinadas a promover el pleno goce de los derechos humanos y las libertades fundamentales por parte de las personas con discapacidad.

El origen sociológico de este enfoque remite a la corriente crítica de los años 80 en Estados Unidos e Inglaterra, entendiendo la discapacidad como situación social, resultado de las relaciones complejas contenidas en un tiempo y en un lugar determinado y no como inherente a un hecho individual. Una situación que otorga un valor determinado (un disvalor) a las personas con discapacidad, por eso se puede hablar de una práctica social discriminatoria ya que se crean y difunden estereotipos, por las características de dichas personas, que generan procesos de exclusión y restricción al acceso a determinados ámbitos, impidiendo el goce de derechos. Se articulan así, formas de negación de derechos, estigmatizaciones y discriminaciones hacia quienes se alejan de la normalidad definida. Quizás una limitante presente en este modelo sea el planteo de universalidad de los derechos humanos, del derecho moderno frente al planteo de la diferencia y heterogeneidad de la ética. Rita Segato plantea que es necesario desplazarse desde el foco en los valores del otro diferente y colocarse en la frontera entre el diálogo de estas multiplicidades que representan el otro cultural con el otro representado en el Estado. La estrategia planteada tiene que ver con una mirada que parte de lo incompleto de las diferentes alteridades, ese espacio es el que permite dar movimiento, transformación y cambio. Desde allí se pone “en cuestión”, de forma permanente, las declaraciones normativas del derecho.

13 junio 2016

SANTA FE: Curso Intensivo sobre "Sexualidad con perspectiva en Diversidad Funcional/Discapacidad"


Organizado por el Centro Educativo Rosario Inclusiva Inclusiva llega a Santa Fe el primer curso intensivo para abordar la "Sexualidad con perspectiva en diversidad funcional/discapacidad"

A cargo de Silvina Peirano; este curso se propone como espacio de formación especializada en las sexualidades de personas con diversidad funcional/discapacidad, fundamentada en el marco de los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos; transversalizada por el modelo de la diversidad funcional en procura de transformar y multiplicar recursos personales y profesionales que se conjuguen en una concepción plural y equitativa de todas las sexualidades.

Actividad arancelada y certificada

Correo de contacto
curi@iugr.edu.ar


Preinscripción online completando este formulario 

                      MÁS INFORMACIÓN

Video: "Trabajo Sexual en Primera Persona - Sofia y Caryna". Asistencia sexual a personas con diversidad funcional.

Lila, Leonor y Sofía
Fuente: Maia Staunsager

Sinopsis: Este es un proyecto feminista autónomo y autogestivo de viralización de entrevistas a Trabajadoras Sexuales para visibilizar y compartir sus vidas y su oficio de manera empoderada y alegre que permita expresar voces usualmente acalladas. 

Realizadorxs: Mai Staunsager, Diego Tamayo Gutierrez y Leonor Silvestri, en conjunto con  la Asociación de mujeres meretrices de la Argentina (Ammar)



Amigas, compañeras y asistentes/acompañantes sexuales de personas con diversidad funcional dialogando en primera persona con Leonor Silvestri

Mucho de lo que venimos propiciando hace años; sin estigmas, temores ni más riesgos que el seguir avalando desde el silencio la desequidad a la que se somete a quienes reivindican sus formas propias de entender y vibrar sus sexualidades.

Lila y Sofía, formarán parte de la mesa de debate sobre Asistencia sexual, en el marco de la Jornada que realizaremos el 12 de Agosto: "Eróticas que diversifican los deseos" 

A todxs: un agradecido y orgulloso abrazo!


01 junio 2016

12º CURSO: ORIENTADOR/RA en SEXUALIDAD y DIVERSIDAD FUNCIONAL/discapacidad



ABRIMOS INSCRIPCIONES 
NOVIEMBRE: 10,11 y 12
C.A.B.A - Argentina

DOCENTES
Informes e inscripción: 
jornadasexualidad@hotmail.com


NOTA: Para quienes deseen Ya reservar su vacante
 Descuentos por pago adelantado - Pago en tres cuotas.




-Video IUGR-CURI (Rosario), en el marco del 
11º Curso orientador/ra en sexualidad y diversidad funcional"-


31 mayo 2016

Autismo, adolescencia y sexualidades: Entrevista a Silvina Peirano, especialista sexualidad y diversidad funcional.

GRACIAS Analia Infante!

muralPablo quiere tener novia, pero aún no lo consigue y no sabe porqué las chicas de su edad no le corresponden. 

Tamara tiene 12 años, y le gusta un chico de su escuela. Para demostrarle su interés le escribe cartas que son catalogadas por sus allegados como inapropiadas, aunque ella no lo ve así.

Mariano nunca tuvo demasiado interés en socializar. Pero ahora, llegando a sus 15 años, está tan interesado en relacionarse con chicas que valientemente se enfrenta a todos sus desafíos, aunque no entiende del todo las convencionalidades en el arte de encarar chicas y su sentido, si es que realmente lo tienen*.

Los tres tienen algo en común: son jóvenes, viven los mismos cambios hormonales de cualquier chico de su edad, y tienen Trastorno del Espectro Autista (TEA). Y además deben luchar para “encajar” en un contexto social que muchas veces no comprenden, ¿o es el contexto social el que no los comprende a ellos?Pero estas dificultades ¿son inherentes a la combinación Autismo-Adolescencia? ¿o son en realidad la manifestación de un proceso normal que choca contra un entorno social que es hostil con lo “diferente”? ¿Acaso todo esto me lo pregunto solo por ser madre de un niño con Autismo, repleto de terapias y abordajes varios, acostumbrada a racionalizar cada paso de su vida, aún los que son parte de un proceso natural?

De todos éstos temas hablamos con Silvina Peirano, Especialista sexualidad y diversidad funcional/discapacidad y Directora de la Comisión Julia Pastrana, espacio inclusivo que aborda el tema de la sexualidad y diversidad funcional.

¿Hay un solo modo de “ser sexual”?
En muchos de nuestros encuentros escucho a las familias que viven su vida acompañando a un hijo o a una hija con TEA (Trastorno del Espectro Autista), entiendo que tienen una patologización asignada, es decir que a todas las conductas (también llevándolo al terreno de lo sexual), intereses o situaciones se las relaciona con lo que podríamos llamar “la patología”, y no con un “ser sexual”.

Nosotros, desde la Comisión Pastrana, creemos firmemente que ninguna sexualidad está condicionada por el diagnóstico. Los diagnósticos de ninguna manera pueden ser sentencias para las personas, los diagnósticos deberían poder propiciar unas bases inclusivas para sexualidades diversas, aunque la realidad es que los diagnósticos siguen siendo etiquetas.

Por eso a nosotros nos gusta hablar de sexualidades, para pluralizar y pensar que no hay una única forma de ser sexual, sino distintas formas de pensar, de sentir, de vibrar, de compartir o no las sexualidades, que no deben ser un espacio de privilegio para algunos pocos que responden a un determinado modelo, y desde ese concepto despatologizar las sexualidades.

¿Cuándo y cómo comenzamos a abordar el tema de la sexualidad con los hijos?
Las familias piensan que tienen que enfrentar la sexualidad de sus hijos, llegado un determinado momento, y en principio la sexualidad es cualquier cosa, menos un campo de enfrentamientos. A las sexualidades no hay que enfrentarlas, hay que acompañarlas, hay que propiciarlas. Y eso que se llama proceso de sexuación, y no se da en la adolescencia. Solemos pensar que “esto de la sexualidad” va a llegar en algún momento… no, la sexualidad de nuestros hijos, y de cada uno de nosotros, empieza aún antes del embarazo.

Nuestra propuesta es pensarnos a nosotros mismos como seres sexuales y sexuados, nosotros: “madres y padres de…”, y luego pensar en la sexualidad de nuestros hijos. Nuestro compromiso más genuino es poder hacer es que a éstas familias a las que les cuesta muchísimo abordar la sexualidad de sus hijos, en principio se sientan como barones, como mujeres, y que se cuestionen su propia sexualidad. Porque en general, nuestros hijos nos enfrentan a nuestras propias sexualidades.

Entonces, el gran desafío es pensar qué nos pasa a nosotros, que me pasa a mí como mujer, que me pasa a mí como barón, que le pasa a esa pareja de padres cuando tiene un hijo con una determinada diversidad funcional o con determinado diagnostico, como transcurre y se modifica la sexualidad dentro de esa pareja y en cada uno de los miembros al momento de que ese diagnostico impregna toda la vida social, familiar, sexual, erótica y afectiva de cada una de ésta personas.

¿Cómo influimos los padres y cómo influye un determinado diagnóstico en la sexualidad de nuestros hijos?
¿Qué pasa con esa sexualidad cuando nuestro hijo o nuestra hija tienen determinadas características? Se le termina atribuyendo a esa diversidad, todos los males. Por eso es tan importante empezar a des-patologizar la sexualidad y dejar de atribuir determinadas conductas al trastorno.

Yo creo que hay que empezar a pensar si estos chicos y chicas tuvieron las mismas oportunidades de recibir educación sexual que el resto de los chicos y chicas de su edad, si tuvieron los mismos contactos sociales, afectivos, eróticos, que el resto de los chicos y chicas sin éste diagnóstico.

En general, lo que se atribuyen como conductas sexuales no aceptadas a nivel social (cosa que es absolutamente cuestionable), tienen más que ver con las restricciones por la condición de discapacidad que las sociedades ejercen sobre ésta personas, que específicamente sobre los diagnósticos y sobre los distintos funcionamientos, sobre lo que se espera de un joven o de un adolescente a determinada edad. Estas normas sociales son tan estrictas que si tenés un funcionamiento diverso en relación al otro, ¡cómo se te condena por éste funcionamiento distinto!

Cada familia, cada grupo social tiene su propia mitología en relación a la sexualidad, y lo importante será ver más allá de éstos diagnósticos. Ver cómo ha trascurrido la historia social, la biografía sexual de cada uno de éstos jóvenes, para pensar que tal vez esto que hoy llamamos en la adolescencia “conductas sexuales” corresponde a un tiempo de silencio durante su primera infancia, durante el tiempo en el que fueron bebés.

El estereotipo social que se tiene en relación a las personas con TEA (que son personas que no les gustan que los toquen), generalizan al espectro. Habrá personas a las que les gustan que los toquen y habrá personas a las que no. Son conductas mejor aceptadas, o menos aceptadas socialmente. Lo que si tenemos que acordar, es que son deseos que tienen que ser respetados.

Tenemos que empezar a pensar y preguntarnos:
¿Cómo se construye le cuerpo y la imagen corporal y física de las personas con TEA? ¿Cómo se les respeta el espacio íntimo, el espacio propio y cómo no se los invade?

¿Cómo una persona puede desarrollarse sana, plena y placenteramente en el ámbito sexual, si no tiene, si no se le propician y no se les respetan espacios de intimidad?

Como sociedad buscamos permanentemente lograr que todas las personas respondan a determinadas conductas sociales, a las que muchas de ellas no van a responder, y yo creo definitivamente, que no hace falta que todos respondamos sexual, erótica y afectivamente de la misma manera. Por eso es tan importante hablar de la diversidad.

La asexualización de la personas con TEA, y de cualquier persona que se considere diversa, es un mecanismo de control, de regulación, que nos garantiza como sociedades, tener a aquellos “angelitos asexualizado”, que un día se revelan, porque necesariamente tienen que revelarse a éstos mecanismos de control.

Entonces, ¿cómo podemos comenzar a modificar esas ausencias de información?
Imprescindible: empezar ayer, hoy, mañana, pasado a hablar de sexualidad como nos salga. La peor forma de educar sexualmente a nuestros hijos es el silencio. Y casi todos nosotros hemos aprendido a través del silencio, a través de no dotar de palabras a la sexualidad y pensar que alguien o algo (la escuela, los medios) le toca ésta función.

Es imprescindible también para las familias empezar a mostrarse como seres amorosos, como seres sexuales delante de sus hijos, empezar a preguntarse sobre la manera nos hemos acercado a nuestros hijos, de qué manera los hemos tocado, acariciado, mirado, y la importancia de éste tocarse y acariciarse, sobre todo en las personas con Autismo.

Es maravilloso podes acompañar a las familias y no culparlas, no dirigirlas, no terapizar cada acto, ya que están demasiado adoctrinadas, racionalizadas, patologizadas cada una de las cuestiones que las rodean, y hay un miedo a lo que vendrá, sobre todo a pensar que la sexualidad o las manifestaciones sexuales van a ser un tiempo de problemas. Y definitivamente, la sexualidad es cualquier cosa, menos un problema, para cualquiera de nosotros.
silvina p

Sobre Silvina Peirano

Silvina Peirano es Profesora de Educación Especial, Especialista sexualidad y diversidad funcional/discapacidad, orientadora sexual en diversidad funcional, creadora de “Mitología de la Sexualidad Especial” y “SEX Asistent”.

También es co-creadora de los cursos de Especialista-Orientador/a en sexualidad y diversidad funcional y realiza asesoramiento a personas y/parejas con diversidad funcional, familias e instituciones y da conferencias a nivel nacional e internacional.

Es Directora del curso de posgrado “Sexualidad con perspectiva en diversidad funcional/discapacidad”, docente del curso “Discapacidad y familia” de la Universidad Favaloro y tallerista de “Educación sexual Integral”, dependiente del Ministerio de Educación de la República Argentina. Es columnista en el programa “Desde la vida”.

Además es Directora del Centro Julia Pastrana primera comunidad de Argentina dedicada a la sexualidad con perspectivas de diversidad funcional/discapacidad.


*Los nombres de los jóvenes mencionados en un inicio fueron modificados para preservar la identidad de los protagonistas. Al ser menores de edad, su historia fue publicada con el consentimiento de sus padres.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...